algunos titulares – 23/09/2012

A barrer con la educación de Pinochet
Editorial – La Chispa
(…) A diferencia del progresismo universitario (en nuestra universidad comandado por el autonomismo) esto no sólo se reduce a instalar de vez en cuando alguna consigna sobre nuevos modelos de desarrollo (que mantienen intactos los pilares de la reproducción de la desigualdad y la injusticia, pero con rostros más humanos y protectores) y reivindicar arrogantemente la necesidad de pasearse por los pasillos del congreso, conversar, acordar y negociar con la clase política oficial, abrirse camino en el escenario del enemigo, para reducir la fuerza propia del movimiento a masividad y creatividad…

El TPP: un proyecto neoliberal a ultranza
Sally Burch – ALAI
(…) Exigirá la modificación de numerosas leyes internas de los países signatarios respecto a derechos de propiedad intelectual, inversión y protección ambiental y otros temas.  Permitiría a las empresas extranjeras enjuiciar a países soberanos si imponen restricciones que afecten sus intereses.  Amenazaría el acceso a medicamentos esenciales en los países en desarrollo, y haría peligrar el libre acceso a la información en Internet…

¿Importa todavía Al Qaeda?
Immanuel Wallerstein – La Jornada
(…) La primavera árabe ha creado una nueva apertura para Al Qaeda. Ha debilitado la legitimidad de cada uno de los gobernantes de todo Estado árabe sin excepción. La cuestión es entonces qué fuerzas políticas llegarán al poder. Esto ha conducido a luchas prolongadas al interior de cada uno de estos estados, siendo algunas más sangrientas que otras…

Países grandes, guerras pequeñas
Robert Skidelsky – Project Syndicate
(…) Está comprobado: los grandes países pueden perder guerras pequeñas. Así que si el uso masivo de la fuerza fracasa, ¿qué puede hacer un país grande, convencido de que sus intereses o el deber moral lo obligan a intervenir en los asuntos de un país pequeño, para tener éxito?…

Mentir para matar de hambre
Gustavo Duch – La Jornada
(…) No es la capacidad productiva campesina la razón de la crisis alimentaria, sino las dificultades con las que la población campesina debe convivir para ponerla en práctica: las mejores tierras (lo hemos visto) en manos ajenas; normativas que favorecen los negocios de importación y exportación, arrinconando a las pequeñas agriculturas nacionales; la industria alimentaria subvencionada, junto con las desregulaciones, hace que se paguen los alimentos a las y los productores por debajo de sus costos, mientras que el precio final en el mercado lo marca la especulación en las bolsas de Chicago o Nueva York…

Qué se juega en Venezuela en las elecciones presidenciales
Marcos Roitman Rosenmann – La Jornada
(…) La lucha contra la desigualdad, la pobreza y marginalidad social rinden frutos. Durante el periodo 1999-2010, la inversión social acumulada se ubica en 330 mil millones de dólares (20 por ciento del PIB), mientras que en la década de 1988-1998 sólo alcanzó 8 por ciento. Según el Banco Mundial, la pobreza disminuyó de 70 por ciento en 1996 a 23.9 en 2009 y la pobreza extrema se redujo de 40 por ciento a 5.9. El índice de Gini, para medir la desigualdad, se redujo en un punto, situándose en 0.4068, el más bajo de toda América Latina. La tasa de desempleo no supera 6.2 por ciento y el salario mínimo pasó de 185 dólares en 1998 a 462 en 2010…

Gobiernos progresistas, conflictos con los medios de comunicación y anulación del debate de ideas
Decio Machado – [Blog]
(…) La respuesta de los gobiernos progresistas latinoamericanos no se ha articulado en base a la conformación de medios independientes que racionalicen la calidad y distribución de la información, sino que se ha reproducido un formato cual "negativo fotográfico" que si bien cambia los tonos, no aporta ningún elemento nuevo a la comunicación e información. A los dos lados de la "barricada" se posicionan medios de comunicación con lógicas tan perversas los unos como los otros…

El investigador Armando Bartra Vergés reflexiona sobre las luchas antineoliberales tanto en México como a escala global
Reabriendo el debate latinoamericano sobre el campesinado como clase social
(…) En el caso de la vida comunitaria y campesina, lo productivo y lo reproductivo están mucho menos escindidos, pues forman parte de una misma estrategia. Al mismo tiempo la especialización productiva no funciona cuando la tierra es un medio de producción heterogéneo, con condiciones y potencialidades diversas. Pero lo reproductivo también es importante porque permite mantener viva una memoria colectiva en relación con el entorno rural, la comunidad, las prácticas productivas, etc…

Carlos Nelson Coutinho, entrevista
La filosofía de la praxis en Brasil
Néstor Kohan – La Rosa Blindada
(…) Es cierto que tuvieron una influencia en el marxismo brasileño, incluso positiva, sobre todo porque han criticado las formulaciones erróneas del PCB, por ejemplo la idea de que existiría una "burguesía nacional" progresista y antiimperialista. Cardoso, por ejemplo, en un brillante libro de los inicios de los años 70, ha mostrado muy bien que la burguesía brasileña quería la asociación con el imperialismo. Sostuvo entonces que la meta de nuestra burguesía era un "desarrollo dependente-asociado"…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: