algunos titulares – 1/03/2012

Cuba: Lo que nunca dirán los medios, de Salim Lamrani
Propósito: desenmascarar
Ambrosio Fornet – La Jiribilla
(…) Pero el lenguaje, lo sabemos, tiene sus coartadas: hasta mediados de 2008 la Unión Europea insistió en que su propósito era promover en Cuba "una sociedad civil más democrática y mejor organizada". Magnífico. ¿Qué pasaría —se pregunta Salim— si Cuba financiara a los independentistas del País Vasco o a los de Córcega como medio de acelerar "la transición democrática" en España y Francia?…

Sobre Siria
Jean Bricmont – Sin Permiso
(…) El fracaso principal de las Naciones Unidas no ha consistido en impedir que los dictadores asesinaran a su propia gente sino en que no ha logrado impedir que los países poderosos violaran los principios del Derecho internacional: los EE. UU. en Indochina e Irak, Sudáfrica en Angola y Mozambique, Israel en los países vecinos, Indonesia en Timor Oriental, por no hablar de todos los golpes, amenazas, embargos, sanciones unilaterales, elecciones compradas, etc. Muchos millones de personas han perdido sus vidas a causa de esa repetida violación del derecho internacional y del principio de soberanía nacional…

Qatar, "Al-Yasira" y la era del poder virtual
Hareth Hassan – Al-Akhbar, vía Rebelión
(…) Por el contrario, el silencio de Al-Yasira sobre las protestas de Bahréin ha contribuido a la ausencia de presión internacional o de clamor popular sobre el levantamiento en ese país. En consecuencia, la política de la región ya no refleja la realidad tal como es sino según la cuente Al-Yasira…

Cachemira, un rompecabezas cartográfico
Philippe Rekacewicz – Le Monde Diplomatique, vía Rebelión
(…) El Diplo todavía no se ha censurado en la India, pero en octubre de 2011 recibimos una carta de Nina Tsering La, primera secretaria de la embajada india en París (la primera desde 2003) cuyo tono y reivindicaciones nos dejaron perplejos…
[pdf]

Colombia: Gestos por la paz
Juan Diego García – Aquí confidencial
(…) Juan Manuel Santos puede empezar, por ejemplo, revisando la situación de los casi ocho mil personas privadas de la libertad, que incluyen insurgentes (unos 600), activistas sociales y un sinnúmero de gentes humildes acusadas de colaboración con los guerrilleros y casi siempre víctimas de los conocidos como "montajes judiciales"…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: