algunos titulares – 19/04/2011

Plaza Ñuñoa martes 19 de abril 20hrs
SEGUNDA VELATÓN SOLIDARIDARIA CON HUELGUISTAS DE HAMBRE
Les convocamos a expresar nuestro apoyo y solidaridad con los 4 comuneros mapuche que mañana cumplen 36 días de huelga de hambre en la Cárcel de Angol por el solo hecho de reivindicar las justas demandas del Pueblo-Nación.-Mapuche.

Mi ausencia en el C.C
Reflexiones de Fidel – Cubadebate
(…) Digo simplemente lo que a mi juicio considero un deber elemental de los revolucionarios cubanos. Mientras más pequeño sea un país y más difíciles las circunstancias, más obligado está a evitar errores…

El líder mapuche Héctor Llaitul escribe desde la cárcel
"Cómo entendemos esta condena"
Héctor Llaitul – piensaChile
(…) En definitiva, nuestro Pueblo-Nación es un pueblo ocupado, bajo dominación y dependencia del Estado chileno hasta la actualidad, expoliado territorialmente y que aún se sostiene, sobrevive y resiste en alrededor de las mismas 500 mil hectáreas. Es decir, sobre nuestros derechos territoriales y políticos los hechos y cifras hablan por sí solos, lo que justifica la vigencia de las demandas de territorio y autonomía para la Nación Mapuche…

Universidad Autónoma de la Ciudad de México: radicalidad y conflicto
Carlos Fazio – La Jornada
(…) Cuando la tecnocracia fundamentalista apostaba a que el Estado abdicara de su responsabilidad de garantizar la educación pública, laica y gratuita. Uno de los propósitos deliberados del proyecto excluyente neoliberal era que la educación dejara de ser factor de movilidad social…

México, ¿Estado fallido?
Gilberto López y Rivas – Rebelión
(…) Se exige “mano dura” y se apoyan -desde las clases medias y altas- las medidas de militarización y un mayor rigor en los castigos, demandando incluso la pena de muerteiv contra los perpetradores del “orden público”, al mismo tiempo que se ignora convenientemente la tortura, el asesinato y las desapariciones forzadas de cientos de luchadores sociales, la nueva guerra sucia y la existencia de presos políticos en todo el país, la acción de grupos paramilitares en Chiapas y otros estados, los numerosos periodistas muertos en el ejercicio de su profesiónv o las constantes violaciones a los derechos humanos cometidas por el ejército, las policías y la terrible maquinaria judicial…

Guerra fría, comunismo y sindicatos en México (1946-1950)
Gerardo Peláez Ramos – La Haine
(…) nacieron el Partido Popular y el Partido Obrero-Campesino Mexicano, y continuó el proceso de industrialización con una fuerte inversión norteamericana. El México de las reformas estructurales quedó definitivamente atrás…
[pdf asociado]

Ley Arizona: El racismo, la explotación y la lucha de clases
Hassan Dalband – Rebelión
(…) son las relaciones institucionales y la formación de clases los aspectos importantes en el contexto de raza. De ahí que posición de cooperación, conflicto o simbiosis de distintos grupos étnicos dependa de sus funciones económicas y políticas en la sociedad de clase…

El fantasma de John Maynard Keynes
Manuel M. Navarrete – Kaos en la Red
(…) Ni siquiera existe en el Estado español una masa social de ideología socialdemócrata, como le gustaría imaginar a algún líder de Attac, eventualidad que podría justificar quizá cierta mano izquierda para con la cuestión, pero cuya inexistencia la hace aún más absurda si cabe (por no hablar de que los pueblos del mundo no luchan por “otra globalización” como Attac, sino precisamente por lo contrario
por su soberanía)…

Ollanta Humala y el etnocacerismo en El Perú
Anibal Garzón – Kaos en la Red
(…) Tanto Isaac, Antauro y Ulises, han criticado duramente a Ollanta por moderar su discurso respecto a la radicalidad étnica pro inca, calificándolo simplemente como un nacionalista más y pactar con la burocracia política de centroizquierda…

La Teoría del Estado y del poder en Antonio Gramsci
Claves para descifrar la dicotomía dominación – liberación
Albert Noguera Fernández – UCM
(…) Ahora bien, tal dominación de carácter consensualista, el control-dirección de índole ideológica, este “hacer hacer”  -conseguir que los individuos produzcan unas y no otras conductas de manera totalmente voluntaria-, la clase hegemónica consigue llevarla a cabo no por la capacidad de convicción de su discurso, de su fraseología, por tener capacidad de pronunciar un conjunto de palabras que crean el frenesí en las masas, sino porque es capaz  de estructurar la construcción ideológica de la sociedad alrededor de un sistema cultural.  La Hegemonía  para  Gramsci,  como afirmábamos al inicio,  es una producción cultural…
[pdf]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: